Familia Crochet (I): mesas que juegan a bordar encaje

Desde el nacimiento de KÜPU una de nuestros objetivos fue siempre demostrar que incluso desde materiales en apariencia ‘fríos’ como el aluminio o el acero es posible transmitir la calidez de formas alejadas del minimalismo tradicional.

La familia ‘Crochet de nuestra colección ‘Detalles inesperados’ es un buen ejemplo de esto, pero con una propuesta un poco diferente al diseño orgánico y de inspiración natural presente en muchas de nuestras piezas. En este caso, las mesas y revisteros de la familia Crochet juegan a ‘bordar’ sobre el metal, simulando un tejido de encaje ‘tatuado’ directamente en el acero.

El origen del bordado y del encaje se remonta a la edad antigua y fue parte importante de muchos estilos artísticos, desde el imperio romano hasta el arte bizantino o mudéjar. Así que ¿por qué no disfrutar de él también en la decoración del hogar pero actualizado a los nuevos tiempos y en materiales resistentes y duraderos?

La familia Crochet es también nuestro homenaje particular a las hilanderas de Camariñas, artesanas de este pueblo costero gallego situado a pocos  kilómetros de la sede de KÜPU en Vimianzo (A Coruña). El ‘encaixe’ de Camariñas es un estilo de bordado reconocido por su gran belleza y calidad desde hace más de 5 siglos y para Küpu supone un orgullo poder hacerle un pequeño homenaje a las manos que llevan tanto tiempo puliendo esta joya del diseño atlántico.

La familia Crochet ofrece diferentes propuestas y diseños. Hoy queremos presentaros las mesas. Al igual que el resto de piezas de ‘Detalles inesperados’ toman la versatilidad pro bandera ya que pueden ser usadas como mesas auxiliares, revisteros, pequeño almacenaje, mesitas de noche… ¡e incluso paragüero!

Además, como es tradición también en KÜPU, es posible jugar con varias piezas para realizar originales composiciones.

La primera es la Mesa Crochet Flor, que dibuja sobre su superficie un bonito encaje de motivos florales, las dimensiones son de 40 cm de ancho, por 20 cm de fondo y 40 cm de alto. Una variante es el paragüero Crochet Flor’ que con la misma forma y dimensiones añade otro uso más. El cilindro-paragüero mide de 15 cm de diámetro y misma altura es extraíble, para facilitar su vaciado y realizado en acero inoxidable lacado para que no haya que preocuparse por los efectos de la humedad.

Las ‘hermanas pequeñas’ de la Mesa Crochet Flor son las mesas crochet Estrella y Damero, que cambian las flores por motivos geométricos. En este caso, las dimensiones son de 20 cm de ancho x 20 de fondo y 40 cm de alto. Como decimos, es posible combinar varias mesas para conseguir originales composiciones que podemos cambiar a nuestro antojo.

Las mesas Crochet están realizadas en acero de 2 mm de espesor lacadas al horno. En este caso las manos de las costureras se transforman en corte por chorro de agua pero intentando respetar el mismo mimo y cariño que las artesanas ponen en el encaje de bolillos. Todas las mesas son fabricadas una a una, bajo constante supervisión y sin que intervengan procesos en serie. Están disponibles en acabados blanco, negro, rojo, malva, dorado y plata.